Consejos

Como entrenar las tiradas largas: aprendiendo running.

La amplia mayoría de corredores que salen a realizar su deporte favorito cada día, lo hacen de modo rutinario y casi cuadriculado; el mismo circuito, el mismo ritmo, la misma hora e incluso la misma música de running. Ya en otras ocasiones hemos hablado de formas y métodos de no hacer rutinarias nuestras carreras y en esta ocasión no quiero mostrar de nuevo lo que pienso sobre eso. Hoy quiero hablaros de esas pautas que tenéis que tener en cuenta si o si a la hora de salir a entrenar las conocidas “tiradas largas”, es decir carreras que generalmente superan los 45 minutos y que a muchos corredores les encanta entrenar.

Medir las distancias.

 Con esta frase tan “peculiar” nos referimos a coger por costumbre una pequeña agenda y hacer un calculo semanal de la distancia total recorrida. Es bueno conocernos a nosotros mismos, saber cual es nuestra distancia idónea y donde el cuerpo empieza a sufrir (así nos ahorramos lesiones innecesarias), con el tiempo aprenderemos a controlar nuestro cuerpo y veremos la evolución, cuando antes nos cansábamos en el kilómetro 10 ahora lo hacemos en el 12 y así sucesivamente.

Es preferible bajar el ritmo a terminar lesionado.

Para empezar a correr, necesitamos saber que sobretodo al principio, bajar el ritmo no es no progresar. Desde el punto de vista practico es lo mejor que podemos hacer si somos principiantes, nuestro cuerpo necesita de una asimilación y carga de kilómetros para saber que la siguiente vez que lo realizamos podremos ir un poco mas fuerte.

Es por ello que si vamos corriendo y en algún momento notamos que vamos sufriendo (esto no es sudar solamente, no confundamos), tenemos que bajar nuestro ritmo de carrera, es algo positivo; primero porque nos enseñamos a nosotros mismo nuestro nivel real y forma física; y segundo porque evitamos lesiones que a posteriori nos pueden dejar 2 meses sin salir de casa.

entrenamiento-tiradas-largas

Las 3 fases de un entrenamiento en tirada larga.

Por lo general este tipo de entrenamientos consta de tres fases:

1) La primera fase suele durar 20 minutos aproximadamente y es aquella en la cual el corredor memoriza el ritmo y tiene en ocasiones la equivocada sensación de que domina la carrera y es capaz de aguantar el tiempo que le echen, te sientes poderoso y de control de la situación.

2) Llegados a la segunda fase, poco a poco el cansancio va dejando huella y aunque algo cansados empezamos poco a poco a “no ser tan perfectos” en nuestra zancada, convirtiéndose en algo mas exagerada, mas descoordinada y aumentando mas la sensación de necesitar aire.

Para aquellos que llevan poco corriendo es casi necesario que bajen el ritmo y no caigan en el error del sobreentrenamiento, escuchen su cuerpo y miren sus pulsaciones (no aumentar por encima del 80% o seras runner muerto).

3) En esta tercera etapa que en la mayoría de corredores se pasa al cumplir los 45 o 50 minutos del tiempo, ya la acumulación de lactato en las piernas es tal, que empezamos a sufrir el temido síndrome psicológico de pararnos, de no poder con nuestro cuerpo y desear que termine esta dura agonía.

Como siempre dicen algunos amigos, es en este momento donde se forjan los buenos corredores, aquellos que son capaces de superar este umbral, con el tiempo lo verán como algo tan cotidiano que apenas le echaran cuenta. Es una dura lucha contra la mente, tu cuerpo pasa a un segundo plano, ¿seras capaz de vencerla?

Si te ha gustado el articulo compártelo en las redes sociales, haces un gran favor a nuestro trabajo y a la difusión del running como deporte. 😉

About the author

Rodri P

Añadir Comentario

Click aquí para escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *