Consejos

7 consejos para correr con alergia: Haz tu entrenamiento más saludable.

“Una vez mas no he podido salir a correr por culpa de la alergia”, esa es una de las frases más escuchada entre los runners cuando llega este tiempo primaveral, dependiendo del año y las lluvias podemos decir que la probabilidad de tener síntomas severos de alergia se duplican y este año 2013 es uno de los que más concentración de polen en el ambiente existe, ¡qué suerte tenemos!

La solución que ofrece la medicina llega simplemente a disminuir los síntomas e intentar de alguna manera que la garganta reseca y el lloriqueo de ojos nos permita seguir con nuestra vida diaria. El problema realmente se vuelve más preocupante para los corredores que habitualmente realizan entrenamiento, ya que el nivel de respiración de partículas en el aire aumenta en cada inspiración y por tanto la cantidad de polen y demás elementos alérgicos.

correr-con-alergia

Para aquellos que sufren por alergia al correr, os presentamos esta serie de consejos que te permitirán salir a correr con alergia:

* Si cuando salimos a correr hace mucho viento, intenta realizar el entrenamiento por un lugar que no esté cerca de ninguna pradera o campo. El transporte de polen será mayor y nuestro rendimiento en la carrera caerá drásticamente.

* A determinadas horas se corre mejor ya que el rango de particular en suspensión disminuye, preferible es correr a primeras horas.

* Si habitualmente vamos al gimnasio a hacer algo de musculación y después nos montamos en la cinta de correr.  Intenta evitar que sea la más cercana al iré acondicionado, ya que el aire que expulsa reseca la garganta debido a que el filtro de este aparato dejara pasar muchos partículas alérgicas.

* Si tenéis la suerte de vivir en zona de lluvia, no hay mejor momento para correr que cuando ese polvo se ha calmado y el ambiente se respira limpio, aprovéchalo veras como entrenas mucho mejor.

* Utilizar ropa que transpire bien el sudor y gafas de sol para reducir el lagrimeo producido por la alergia.

* Si tu problema se agrava con el asma, tu calentamiento para correr debe ser más efectivo, extiéndelo 5 minutos más y dedícate a ir trotando para que tu cuerpo se acostumbre a la respiración que vas a llevar.

* La ducha una vez terminado el ejercicio es esencial, la limpieza y el aseo de nuestra piel permite disminuir el contacto que hemos tenido durante el entrenamiento con gramíneas y en general el polen.

About the author

Rodri P

Añadir Comentario

Click aquí para escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *