Consejos

Correr en verano: ¿Playa o montaña?

El verano nos brinda la oportunidad de disfrutar con un buen baño ya sea en el cauce de un rio o en la playa, aprovechando que son muchos los que están de vacaciones y como complemento a nuestro deporte favorito, os proponemos cambiar este mes vuestra habitual salida por asfalto rodeada de edificios, por un entorno diferente y natural.
Correr en un lugar por el cual no estáis acostumbrados, supone siempre una nueva motivación y una manera fácil de conocer sitios mientras hacemos running. Para no encontrarnos con ningún problema se requiere siempre tener en cuenta varios consejos.
Correr entre montañas.
Correr por senderos y caminosno habituales, supone un reto diferente para el corredor, la orientación en este tipo de lugares es muy importante, sumado al cansancio del esfuerzo no nos podemos permitir la duda de no saber donde nos encontramos. Para ello es casi necesario llevar un localizador GPS para el móvil (algunos son gratuitos).
Algo también a tener en cuenta en este tipo de lugares es el material deportivo que tienes que llevar contigo, no puedes olvidarte unas buenas zapatillas para correr y por supuesto un poco de agua para beber, por lo general en medio de la sierra no suele haber agua potable para quitarnos la sed, a no ser que nos encontremos con un manantial o arroyo. Seria también imprescindible llevar ropa muy transpirable, protección solar y una gorra de running.
correr-en-la-playa

Correr por la playa.

Este medio natural que muchos corredores disfrutan cada verano, es tentador para quitarse las zapatillas y correr descalzos por la playa; aunque cuidado, no es tan aconsejable como a priori pueda parecer, correr por la playasin ningún tipo de amortiguacion dejando a nuestros pies descalzos actuar sobre la arena, es aumentar en un 50% las probabilidades de tener una lesión. A las torceduras de tobillos, se suelen sumar el esfuerzo realizado por el Tendón de Aquiles, todo ello debido a los microimpactos irregulares que tenemos al apoyar el talón sobre la arena.
Es por ello que por muchas ganas que tengáis lo ideal es correr con zapatillas de running en la playa, correr por arena supone aumentar entre 1,6 y 2,5 el esfuerzo realizado, este es debido a la adaptación que tienen que realizar nuestros músculos de pies y piernas a este terreno no tan estable como suele ser el asfalto.
Son muchos los entrenadores que ven con buenos ojos estas variaciones en entrenamientos, permite salir de la monotonía al corredor, ademas que trabaja terrenos con desniveles en la sierra o la agotadora arena en la playa. Sea cual sea tu elección no te olvides que el calor en verano es muy peligroso, entrena mas para disfrutar y no perder la forma, no te sobre esfuerces y utiliza las horas tempranas o cayendo la tarde para salir a correr.

About the author

Rodri P

Añadir Comentario

Click aquí para escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *