Consejos

Empezar a correr para adelgazar, la mejor forma de perder peso.

Adelgazar corriendo sigue siendo uno de los grandes retos que persiguen muchas personas al empezar a correr. Sin embargo correr y adelgazar a pesar de ser una simbiosis perfecta no es tan fácil de conseguir como parece.  Para una persona sedentaria que toma el difícil paso de querer adelgazar kilos corriendo, debe saber que sobre todo al principio la calma y la constancia son sus mejores aliados, correr desde el primer día sin conocimiento de como entrenar puede dar lugar a lesiones no previstas sin remedio a corto plazo.

Lo primero que tiene que saber aquellos que quieran empezar a adelgazar, es la organización y planificación que tiene que llevar a cabo.  Durante el primes mes al menos, el entrenamiento  será muy suave, donde más que correr se anda, y en lugar de realizar largos trayectos es preferibles hacer varios cortos descansando entre cada uno de ellos.  ¿Qué tal si empezamos con paseos diarios?

 

Una vez que te encuentres capaz de realizar paseos andando sin cansarte e incluso te atreves con correr algún minuto es hora de pasar al primer entrenamiento para empezar a correr.  Fundamentalmente lo que os hará progresar en vuestro entrenamiento por encima de la intensidad será la frecuencia. Para un corredor que se está iniciando es muy fácil progresar y notar mejora física, posteriormente conforme vayan pasando los meses y perdiendo kilos al correr, se empezaran a realizar entrenamientos de calidad.

 

adelgazar-corriendo-consejos

 

¿Por qué elegir correr para adelgazar?
 
Perder kilos significa eliminar grasas, y como deporte aeróbico que es la resistencia al correr es un deporte esencialmente quemador de grasas. Cuanto más a menudo y constante seas, mejor funcionara tu organismo y más kilos perderás.
Lo que está claro que correr es sinónimo de consumir energía, dentro de esa energía también entran las grasas. El consumo de estas, no solamente se producen al realizar el ejercicio físico, se sigue consumiendo en el metabolismo de una manera menor durante 24 horas posterior al ejercicio.

Por último y a pesar de lo que piensan y dicen muchos dietistas, hacer ejercicio físico y en nuestro caso correr, regula el apetito.  Tenéis que pensar que cuando se corre, entre otras cosas se produce una elevación considerable del azúcar en la sangre, con lo cual tenemos menos insulina generada por el páncreas. De esa forma al haber una menor eliminación de azúcar, nuestro cuerpo reacciona rebajando el apetito y dando la sensación de no tener hambre.

About the author

Rodri P

Añadir Comentario

Click aquí para escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *