Consejos Zapatillas para correr

Todo lo que necesitas saber sobre zapatillas de running.

A pesar de que muchas veces hablamos de la importancia que tiene la ropa y complementos del corredor para no sufrir molestias y rozaduras, está claro que las zapatillas son la gran “reina” de este deporte.  Unas buenas zapatillas es esencial para obtener un mejor rendimiento y que no se nos haga de nuestra carrera un suplicio.

Las zapatillas de running son las protagonistas absolutas de nuestra equipación, y su importancia afecta tanto a la pisada como a la postura que adoptamos al correr. Se dice que un corredor ha dado con unas zapatillas acorde a su carrera, cuando va corriendo y no nota que las lleva puestas, integrando casi por completo estas en su sistema biomecánico al correr.

Analizando las zapatillas de running podemos decir que estan formadas principalmente de 4 partes, las cuales han ido evolucionando con el tiempo:

. La zona superior o también conocido como Upper.
 
Actualmente se realizan de un material poroso muy transpirable, tanto que a veces no son válidas para correr cuando hay algún charco ya que te mojas los pies. Suele ser un tejido sintético que se adapta muy bien a la orma del pie, su función principal es evacuar el sudor que pueda desprender los pies en la carrera y mantenerlo siempre secos.

Esta zona está formada por la lengüeta y la malla que recubre el empeine, en las zonas más propensas a rozaduras llevan un refuerzo almohadillado para evitar eso mismo.

.  La suela de la zapatilla.
 
Es la parte de la zapatilla que entra en contacto directo con el terreno, se suele caracterizar por estar formada por dos tipos de agarre según las zapatillas de running:  las primeras y más habituales, son las suelas de asfalto, tienen muy poco taco y si mucha goma para aguantar el desgaste, vienen más preparadas para las zonas de impacto y despegue es decir parte de atrás y puntera; la segunda opción de zapatillas son las conocidas como de trail, es decir de montaña, su suela tiene mucho mas taco para aguantar el terreno a la vez que el material en general de la zapatilla es más duro y con más refuerzos.

elegir-zapatillas-running

. La entresuela.
 
Muchos corredores confunden este término pensando que la entresuela es lo que separa el talón de la puntera es decir la zona media del pie; pues bien, hoy vais a aprender algo nuevo la entresuela o mediasuela es quizás la parte más importante de la zapatilla, y de ella va a depender en un 80% las zapatillas para correr que nos tengamos que comprar.

Concretamente esta parte se encuentra entre la suela y la parte superior de la zapatilla, es decir es la primera capa que tienes bajo tus pies y que no llega a tocar el suelo. Su importancia radica en su capacidad para amortiguar la zancada y en caso que seas pronador o supinador corrige el apoyo del pie para que este salga de nuevo en la posición adecuada. Las grandes marcas gastan mucho dinero mejorando esta parte de la zapatilla, saben que en ella radica la clave según el tipo de corredor y su peso.

Hasta no hace mucho las zapatillas de running estaban realizada en goma EVA y poliuretano, cuyo grado de absorción de impacto y amortiguación es buenísimo, pero tenía un problema su rápido desgaste, con lo cual nos encontrábamos zapatillas con 6 meses que no servían de nada. Actualmente se utilizan suelas de Gel o Foam que aunque no son tan extraordinariamente elásticas sí que permiten mayor durabilidad y una buena absorción en el impacto de las zapatillas.

Como recomendación os decimos que miréis bien esta parte a la hora de comprar unas zapatillas para correr, ya que es donde mayores diferencias en calidad puede existir entre marcas.

. El talón.
 
Formada por una parte rígida y como su mismo nombre dice es la parte que rodea al talón, también conocida como contrafuerte. Generalmente suele estar más elevado que la puntera y con una mayor entresuela, todo esto está pensado para que el impacto del talón sea más progresivo y obviamente nuestro tendón de Aquiles sufra menos (lesión típica del corredor).

Una diferencia que tiene las zapatillas de competición con las zapatillas de entrenamiento, es su talonera. Las de competición suelen ser más estrechas abrazando más al talón permitiendo menor movimiento interno del pie, mientras que las de entrenamiento por eso de llevar el pie más descansado suelen ir un poco más abiertas con lo cual también da opción a una mejor amortiguación para utilizarse a diario.

About the author

Rodri P

4 Comments

Click aquí para escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Muy buena guía. No tenía ni idea de lo que habláis de la entresuela.

    Entonces si corro por asfalto y montaña entiendo que lo ideal es tener unas zapatillas para cada superficie? Y cuando en el recorrido paso tanto por asfalto como por montaña cojo mejor las de asfalto?

    Es que siempre he corrido con las de asfalto y ahora tengo unas asics fuji trabuco y noto que en asfalto no me van nada bien.

  • Hola Esteban,

    Siento no haberte podido responder algo ( las vacaciones es lo que tiene, jeje). Efectivamente la entresuela no se gasta con el terreno porque no esta en contacto con él. El desgaste es producido por la absorción del impacto del pie al chocar con el suelo, actuando “tipo muelle” y la cual a lo largo del tiempo pierde ese capacidad de recuperación de forma que si tienen el Gel y el Foam. Como dato curioso decirte que de las primeras marcas en utilizar el Gel inyectado fue Asics, a partir de ella muchos fueron los que se apuntaron al carro de ofrecer este tipo de compuesto en sus zapatillas.

    Espero haberte ayudado.

    Un saludo.